“Ojalá pudiéramos estrenar la cadena perpetua con este caso”

El presidente Iván Duque expresó que este podría ser el castigo para los siete militares que habrían abusado sexualmente de una menor de edad de la comunidad indígena embera.

Siete soldados del batallón San Mateo, adscrito a la Quinta División del Ejército, habrían violado a una niña de la comunidad indígena embera de 12 años de edad, así lo informó ayer el Ejército. El acontecimiento habría ocurrido en el corregimiento de Santa Cecilia, del municipio de Pueblo Rico, Risaralda.

“En hechos que son materia de investigación, se tuvo conocimiento de que, en horas de la tarde del 22 de junio de 2020, al parecer un grupo de soldados pertenecientes al Batallón San Mateo, estarían inmersos en un posible caso de abuso sexual al parecer con menor de edad, perteneciente al resguardo indígena embera chamí”, indica el comunicado.

Este hecho estremeció ayer al país y causó repudio entre los colombianos. Uno de los primeros en pronunciarse, fue el presidente Iván Duque quien calificó este hecho como “ruin”.

“Se requiere que todo el peso de la ley les caiga sin contemplación alguna. Soy y seré siempre defensor de nuestra fuerza pública y no puede ser que unos pocos miserables que deshonran el uniforme, comentan este tipo de atrocidades. Ojalá pudiéramos estrenar la cadena perpetua con este caso”, comentó.

“Estos son casos que se presentan a diario tristemente en nuestro país desde hace mucho tiempo y celebro que tengamos aprobada la cadena perpetua para estos comportamientos”, agregó.

En entrevista con Vicky Dávila, Felicinda, la hermana de la menor, relató lo que vivió su hermana antes, durante y después de lo ocurrido.

“Ella cuenta que intentó venir de allá, después que ella fue a buscar unas guayabas para hacer un jugo y después los soldados le dijeron que no, que no veían, que el soldado la cogió por la fuerza a ella. Y tres personas la cogieron a la fuerza, la tiraron al suelo y le taparon la boca. Ella bregaba a gritar y como por allá es una parte como un poquito lejos y no hay personas así cercanas, y una parte es como muy oscura, entonces pues por allá casi no pasan la gente”, afirmó.

“Entonces ella bregaba y después la cogieron otra vez, y otro soldado la cogió otra vez a la fuerza y la violaron allá. Los soldados le dijeron que no dijera nada, que la demandaban, entonces ella dijo que no iba a decir nada”, dijo.

Según contó su hermana, la niña permanece en el Hospital de Pueblo Rico. “Pues el médico dice que ella está un poquito mejor, pero yo sé que mi hermana no está bien. Lo que pasa es que esa muchacha es como calladita. Ella es una niña, ella no sabe nada de esas cosas”, contó.

Por su parte, el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, no solo rechazó el abuso sexual contra la menor indígena, sino que pidió sanciones severas para los autores de un delito, que calificó como grave y reprochable. Trujillo García aseguró que entregó directrices a los altos mandos del Ejército para que revisen el caso y, de ser necesario, aplicar sanciones severas.

Frente a ello, la directora del ICBF se pronunció. “Solicité a Protección @ICBFColombia activar de inmediato ruta de atención de restablecimiento de derechos, ante el repudiable acto de violencia sexual en contra de una niña indígena de 12 años #PorLaNiñezDenuncio Garantías para ella, y todo el peso de la ley para sus abusadores”, escribió en su cuenta de Twitter.

La Fiscalía General de la Nación ya asumió la investigación. El ente investigador adelanta actos urgentes de indagación y recopila información en la región donde habría ocurrido el crimen el pasado 22 de junio, contra la niña indígena en Risaralda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat