Más del 66% de la campaña del presidente Duque la financió el grupo Aval

La campaña presidencial del hoy presidente Iván Duque Márquez reportó ante el portal Cuentas Claras, del Consejo Nacional Electoral (CNE), que en la primera vuelta,recibió dos préstamos $ 9.709’999.000 millones de pesos por parte del Banco de Bogotá. Así mismo, para la segunda vuelta, reportó un préstamo por parte de la misma entidad financiera por $5.500 millones.

A la luz de estos hechos, el ex zar anticorrupción Camilo Enciso, quien ahora hace parte del Instituto Internacional de Estudios Anticorrupción, envió una carta a la Corte Suprema de Justicia en la que advierte que el presidente Duque estaría inmerso en un conflicto de intereses, pues recibió los préstamos por parte un banco del Grupo Aval y envió una terna para la escogencia del fiscal ad hoc que se encargará de investigar el caso Odebrecht, que involucra a ese grupo económico.

“Es necesario tener en cuenta que el Banco de Bogotá es una entidad financiera perteneciente al Grupo Aval, grupo empresarial vinculado con Corficolombiana, socia minoritaria de la Concesionaria Ruta del Sol II. A su turno, la Concesionaria Ruta del Sol II, según ha conocido el país, se ha visto involucrada con el caso de corrupción que hoy captura la atención de todos los colombianos”, dice Enciso.

Según las cifras que entrega el exfuncionario, los dos primeros préstamos que recibió la campaña presidencial de Duque son el equivalente al 58,75 % del total de los ingresos que tuvo esa campaña en la primera vuelta. En ese mismo renglón, el tercer préstamo es el 88,7 % del total de ingresos en la segunda vuelta. Es decir, si se suma el total de ingresos de la primera vuelta y la segunda vuelta, el porcentaje de los préstamos del Grupo Aval equivale al 66,9 % del total de estos recursos.

Reporte de financiación de campaña de Duque – Primera vuelta

Entonces, Enciso resume la situación de relación del presidente Duque, el Grupo Aval y el fiscal ad hoc de la siguiente manera: “El Presidente de la República, cuya campaña fue beneficiaria de al menos tres créditos otorgados por el Banco de Bogotá, entidad financiera del Grupo Aval –de Luis Carlos Sarmiento Angulo– acaba de nominar ante la Corte Suprema de Justicia a tres candidatos para ocupar el cargo de fiscal ad hoc, cuya función será investigar los delitos cometidos por políticos, funcionarios, y agentes y administradores de Odebrecht y de los vehículos de inversión usados por el Grupo Aval para el desarrollo y financiación de los proyectos de Ruta del Sol (…) “Tú me prestas y yo nomino a quien te investiga… no para que investigue el préstamo en sí, sino para que investigue los casos de corrupción en los que las empresas o vehículos de inversión de tu grupo se han visto involucradas”.

Por otra parte, denuncia que la terna enviada por el presidente a la Corte Suprema “está claramente diseñada para que el Fiscal Ad Hoc no pueda cumplir con éxito su función”, pues los integrantes de la terna son expertos en derecho civil, administrativo y laboral “sin ninguna experiencia concreta en las lides del derecho penal”.

La inviabilidad de la nueva terna también había sido advertida por Álvaro Orlando Pérez, el primer y único fiscal ad hoc que ha tenido el país en su historia, en una reciente entrevista con El Espectador. “Tanto la de ayer como la de hoy son inviables porque no hay penalistas. No porque no merezcan cargos importantes. Los tres postulados tienen grandes trayectorias, pero no para ser fiscales. Según sus hojas de vida no tienen experiencia en investigaciones penales”, dijo Pérez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat